Skip to content


Alcohol y armas. Una mezcla peligrosa en los bares de EE.UU. .

Las cervezas circulaban a cinco dólares durante la hora feliz en Past Perfect, un cavernoso local situado cerca de la zona de bares y tiendas para turistas de Nashville (Tennessee), cuando Adam Rigenberg entró con una pistola de nueve milímetros cargada en el bolsillo delantero de sus pantalones grises.

Rigenberg, asesor tecnológico, es uno de los casi 300.000 titulares de un permiso de armas del Estado que han visto cómo recientemente se ampliaban enormemente sus derechos gracias a una nueva ley -una de las primeras en EE.UU.- que les permite llevar armas de fuego cargadas en bares y restaurantes que sirven alcohol. “Si alguien me apunta con una pistola a la cara, no voy a confiar en que su caridad me salve la vida”, afirma Rigenberg, de 30 años.

Tennessee es uno de los cuatro Estados, junto con Arizona, Georgia y Virginia, que han aprobado recientemente leyes que permiten la entrada de armas cargadas en los bares. Las nuevas medidas de estos Estados llegan después de dos históricos fallos del Tribunal Supremo que dictaminan que los ciudadanos tienen derecho a poseer una pistola cargada para defender su casa.

Según la nueva ley de Tennessee, los titulares de un permiso de armas supuestamente no deben tomar alcohol mientras llevan una. Pero sus derechos dicen que esa cláusula no es ninguna garantía de seguridad.

La ley permite a los propietarios de restaurantes y bares prohibir a los clientes que lleven armas dentro de sus establecimientos colgando un cartel a la entrada. Pero muchos restaurantes son reacios a ahuyentar a esta clientela potencial.

guns in bars 2

Hasta el momento, la ley solo se ha visto cuestionada en una ocasión. La queja, presentada por un camarero anónimo, sostenía que permitir la entrada de armas en un bar crea un ambiente de trabajo poco seguro. Su protesta fue desestimada por el Departamento de Seguridad y Salud Laboral del Estado. “Un arma oculta y cargada en un bar es un peligro reconocido”, señala David Randolph Smith, el abogado que representa al camarero. “Tengo derecho a entrar en un restaurante o un bar y que no haya personas armadas. Y, por supuesto, el camarero tiene derecho a un lugar de trabajo seguro”.

Sin embargo, en Bobby’s Idle Hour, Mike Gideon no cree que las pistolas en los bares sean peligrosas. “Los poseedores de un permiso de armas tienen los historiales más limpios de la zona”, señala Gideon de 54 años. “Al tipo que piensa cometer una fechoría no le preocupa lo más mínimo la ley”.

Posted in Historias, Libre pensamiento, Sociedad.


One Response

Stay in touch with the conversation, subscribe to the RSS feed for comments on this post.

Continuing the Discussion

  1. BlogESfera.com linked to this post on 24 febrero 2011

    Informaci?n de BlogESfera.com……

    Puedes valorar este post en BlogESfera.com haciendo click aqui….



Some HTML is OK

or, reply to this post via trackback.



23

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar