Skip to content


Donde come Clinton, negocio seguro.

Pocas frases son más rentables para un restaurante que esta: “Bill Clinton ha comido aquí”. Por alguna razón, el 42º presidente de Estados Unidos se ha convertido en un árbitro del buen comer internacional, y basta con que se presente en un sitio para que este obtenga una especie de estrella Michelin extraoficial.

¿Como se ha convertido Clinton en el experto internacional numero 1 en restaurantes de todo el planeta? Más que la mayoría de los famosos, Clinton tiene pinta de ser una persona a la que le gusta comer bien, y antes de que le operarán del corazón era conocido por su excelente apetito. Últimamente se ha vuelto prácticamente vegano, su dieta consiste, entre otras cosas, en sopa de miso de cebada, burritos con alubias y curry de coliflor y patatas. No obstante, cuando sale al extranjero, a veces se salta el régimen.

La visita de Clinton ha dado un buen empujón a sitios como Il Mulino, en Manhattan y Georgia Brown’s, en Washington. Pero cuando se trata de Bill Clinton y los restaurantes en el extranjero, las ventajas son todavía mayores. Encargados y propietarios desde Pekin hasta Islandia, aseguran que una aparición de Clinton puede cambiarlo todo y hacer que salte a la fama un recóndito restaurante o consolidar la reputación de sitios muy conocidos. Y lo mejor de todo es que esta impronta parece durar años.

“Anoche vinieron 25 personas de Suecia”, comentaba Detlef Obermuller, propietario del Gugelhof, un restaurante de Berlín que sirvió a Clinton y al canciller Gerhard Schröder en el año 2000. “Le pregunté a una mujer por qué conocían el sitio y sacó un recorte de periódico del bolsillo. No entiendo sueco, pero me contó que era porque Bill Clinton había comido aquí. Y eso fue hace 10 años”.

Cuando Clinton va a un restaurante, todo el mundo se entera. Douglas Band, un ayudante que viaja con Clinton, afirma que su jefe siempre se presenta a todos los comensales, así como a todos los camareros y a los cocineros. Siempre posa para las fotos y firma los libros de visita. Y alguien de su equipo envía una nota de agradecimiento unos días después.

Lo irónico de esta situación es que Clinton rara vez elige los restaurantes, por lo general la idea de ir a un restaurante proviene de un miembro del equipo que se encarga de los viajes de Clinton, y que suele preguntar a los conserjes.

La buena suerte desempeña un papel destacado en la lotería de restaurantes internacionales de Bill Clinton. Él contribuyó a que un puesto de perritos calientes de Reikiavik llamado Baejarins Beztu Pylsur saltara a la fama mundial después de hacer una parada allí durante una visita a Islandia en 2004. Pero el expresidente estuvo a punto de pasar de largo.

“Una mujer mayor que lleva 30 años trabajando para mí vio a Clinton y le gritó que se parara y probara uno de nuestros perritos calientes”, comenta Gudrun Kristmundottir, el propietario del puesto. “Y lo hizo”.

Al día siguiente, recibieron llamadas de periodistas de televisión y prensa de todo el mundo. Inevitablemente, la parada de Clinton dejó huella.

Fuente: The New York Times

Posted in Historias, Libre pensamiento, Sociedad.


2 Responses

Stay in touch with the conversation, subscribe to the RSS feed for comments on this post.

Continuing the Discussion

  1. BlogESfera.com linked to this post on 5 abril 2011

    Informaci?n de BlogESfera.com……

    Puedes valorar este post en BlogESfera.com haciendo click aqui….

  2. Donde come Clinton, negocio seguro linked to this post on 5 abril 2011

    […] Donde come Clinton, negocio seguro elmonomudo.com/2011/04/05/donde-come-clinton-negocio-seguro/  por muidem hace 3 segundos […]



Some HTML is OK

or, reply to this post via trackback.



23

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar