Skip to content


Suerte. Manual de instrucciones.

.

Es suerte cuando naces en el primer mundo, en el seno de una familia normal donde puedes crecer bien alimentado, apoyado por tus padres, con una buena salud, sin enfermedades aparentes, con una mejor o peor educación, con aptitudes que se le suponen y con los traumas y carencias propios de una sociedad tardo franquista y judeo cristiana.

Buena suerte es cuando en un día de viento, a tu lado, cae un tiesto desde un quinto piso y se hace añicos y nada te roza ni hiere. Si el jarrón, por el contrario, te cae en la cabeza y te deja mal herido o tetrapléjico o si tal vez mueres después de un largo coma de tres años, podemos considerar que es mala suerte.

Tener suerte es, claramente, cuando te toca la lotería en la pedrea de Navidad y tienes suficiente para comprarte unas langostas y celebrarlo con la familia. Si te toca el gordo y vas al bar de la esquina con el champan, saliendo por la tele y tienes suficiente para tapar esos insondables agujeros, sin duda has tenido muy buena suerte.

No es suerte cuando te ascienden de categoría en la empresa y sin desearlo llegas a posiciones no previstas y que conllevan mas responsabilidad, trabajo y esfuerzo. Algo habrás hecho al respecto. Tampoco es mala suerte que te despidan después de veinte años en una gran empresa porque tu puesto de trabajo ha sido asumido por un shared service center en Bangalore que habla un ingles que no entiende ni su santa madre. Esto es una putada. Pero la suerte no juega papeles aquí.

No es suerte cuando después de años de búsqueda continuada consigues aquel cromo que te faltaba para conseguir acabar la colección. Tampoco es suerte cuando a la tercera, te sacas el carnet de conducir sin atropellar a nadie y sin quedarte colgado en cualquier ceda el paso.

No es suerte, cuando tras años de trabajo y esfuerzo consigues pagar y saldar la hipoteca de aquel piso que te compraste ajustado a tus posibilidades económicas. Tampoco es suerte cuando te sacas la carrera después de años de estudio y esfuerzo continuado. Luego, si te sacas el master ya es para nota.

Es mala suerte cuando se muere una tía que no conocías y te nombra heredero universal de su patrimonio y luego la declaración de impuestos se convierte en una pesadilla de la que querrías despertar.

Es muy buena suerte, cuando a trancas y barrancas llegas a elevadas edades sin ninguna enfermedad incapacitante y con los sentidos aun despiertos para luchar un día mas y poder respirar el aire de la mañana y gozar con los sencillos placeres que nos depara la vida en cada brisa, en cada rayo de sol, en cada mirada.

Es mala suerte cuando en un día de lluvia, una tapa de alcantarilla levantada, se convierte en una trampa mortal y te rompes los ligamentos cruzados y debes pasar un mes en la cama con dolores innombrables.

No es suerte cuando tras años de duro trabajo, ahorro y esfuerzo te jubilas con una posición saneada que te permite gozar de una vida de jauja reservada a unos pocos privilegiados. Eso es una buena estrategia.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

Posted in Consejos, Historias.


3 Responses

Stay in touch with the conversation, subscribe to the RSS feed for comments on this post.

  1. Jopa says

    De acuerdo en todo menos en algunas zonas confusas para mi, solo puedo añadir que :

    La suerte se cultiva, pero no se cosecha cuando uno quiere.
    Suerte es acertar entre la casualidad y el destino, supersticiosamente hablando.
    La suerte no da nada, tan sólo lo presta.

    Salut

  2. Mc says

    Umm! Yo tampoco acabo de entender tu argumento. Podría pensarse que estamos henchidos por un soplo divino, una suerte de gracia que nos protege y nos acompaña solicita, pero yo me inclino por una visión más racionalista. La suerte es un conjunto de eventos aleatorios que escapan a nuestro control y que confirman la entropia del universo y su tendencia al caos. Dicho esto, la realidad en la que vivimos, esta formada como un modelo de capas osi(ver wiki) que conforman una arquitectura de comunicaciones en la que sólo accedemos a unos pocos planos de percepción. Pero a veces, hay días en que casi se ve matrix. 😉

  3. Charly says

    La suerte la repartía el comandante Spock, tan solo tenías que ver Star Trek para tener mucha suerte y que esta te acompañara durante años. Larga vida y prosperidad. Leonard Simon Nimoy (Boston, 26 de marzo de 1931-Los Ángeles, 27 de febrero de 2015).



Some HTML is OK

or, reply to this post via trackback.



23

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar