La sentencia del Estatut o como pisotear la voluntad del pueblo.

Mas allá de cualquier interpretación acerca de la constitucionalidad o no de uno o cincuenta articulos, lo que me parece grave es que ese tribunal se crea competente a la hora de juzgar una ley aprobada en referendum por el pueblo de Cataluña y refrendada por los parlamentos Catalán y Español.

¿Acaso se creen que pueden pisotear la democracia así como así? Esta sentencia, nos devuelve a la cruda realidad. Esta democracia tutelada en la que vivimos nos demuestra día a día que tiene los pies de barro y que el espiritu de la transición ha sido de nuevo traicionado por la derecha heredera del franquismo que ejerce la oposición en este pais y por un tribunal totalmente ajeno a la realidad a la que sirve. 

Si hace poco comentábamos el caso Garzon, hoy nos indignamos de nuevo. Hoy, una vez mas, el estado español rechaza, desprecia y traiciona a toda una nación, a todo un pueblo y lo hace de forma antidemocratica. Saltandose a los representantes elegidos democraticamente. Saltandose la voluntad expresada en las urnas. Esto es, en mi opinion, un certero golpe de estado a la democracia y a las instituciones democraticas del pueblo catalán y español. Es el 23-f de los despachos, un 28 de junio.

El Partido Popular ha dado su pucherazo particular y ha conseguido su objetivo sin ninguna legitimidad. Hoy el Partido Popular nos ha machacado una vez mas. Y el Partido Socialista sigue sin enterarse de lo que acontece. Sigue sin ver que día a día los derechos de los pueblos y de los ciudadanos de este pais son recortados y reprimidos. Seguimos, como hace 35 años viviendo en un estado represor. Para mi, esto claramente, ya no es una democracia. Bien al contrario, vivimos en una dictadura donde la voluntad del pueblo es pisoteada.    

4 comentarios en “La sentencia del Estatut o como pisotear la voluntad del pueblo.

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Yo no pude votar la constitución española por mi corta edad y, a pesar que ahora ya tengo canas, continúa marcando mi destino.
    Yo voté el estatuto de Catalunya, no importa cual fue el sentido de mi voto, y sin embargo, éste no ha servido para nada.
    ¿Hasta cuándo llamaremos a ésto democracia?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.