Beauty. Por Rino Stefano Tagliafierro

 

Tómense un rato en este domingo de febrero de 2014 para observar la reinterpretación de los clásicos que Rino Stefano nos trae desde su taller. A continuación una libre traducción del italiano de las palabras de Giuliano Corti y su manifiesto.

«Sobre la belleza , siempre ha sobrevolado la nube del destino y del tiempo devorador.

La belleza ha sido invocada , re-imaginada y descrita desde la antigüedad como un momento fugaz de felicidad y plenitud inagotable de vida, condenada desde el principio a un redentor final todavía trágico.

En esta interpretación por Rino Stefano Tagliafierro , esta belleza vuelve de nuevo mediante la fuerza expresiva de los gestos que brotan de la inmovilidad de la lona, la animación de un sentimiento perdido y fijado en las obras maestras . Como si esas imágenes que la historia del arte nos ha brindado como movimiento congelado, puedan hoy volver a la vida gracias al fuego de la invención digital.

Una serie de imágenes bien elaboradas de la tradición pictórica más hermosa (desde el Renacimiento hasta el simbolismo de finales del siglo XIX , a través de los gestos , el paisaje , el romanticismo y el neoclasicismo) se yuxtaponen de acuerdo con una intención que persigue el sentimiento detrás del velo de las apariencias.

Una inspiración que nos da un sentido de la fugacidad y la brevedad de la existencia, que el autor interpreta como la trágica dignidad de un desencantado, capaz de captar el sentido mas profundo de una imagen. La belleza de esta interpretación es el compañero silencioso de la vida que inexorablemente se revela en la sonrisa de un niño, a través del éxtasis erótico, hacia la mueca de dolor que cierra un ciclo que se repite ad infinitum.

Significativo, de este punto de vista , son el comienzo de un amanecer romántico en el que grandes pájaros negros vuelan hacia la puesta de sol mas allá de las ruinas góticas que completan la estampa, una obra del tiempo fugaz.»

Giuliano Corti

1 comentario en “Beauty. Por Rino Stefano Tagliafierro

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.