Reichstag 1945. Foto historica y su contraste.

En 1945 el fotografo ucraniano Yevgeni Khaldei realizó esta fotografia de los soldados sovieticos victoriosos ondeando la bandera roja en lo alto del Reichstag, en Berlin.

Hoy sabemos, que la fotografia sufrió varias manipulaciones. El soldado que sostiene a su compañero, portaba dos relojes. Esta indicacion de un posible pillaje, fue suficiente para que el autor eliminara del negativo esa incorreción. Entre otras modificaciones, tambien se añadió ese humo tan dramatico que corona el horizonte de Berlin.

Os adjunto la fotografia original donde podreis apreciar las diferencias. Es curioso pensar que desde los inicios de la fotografia, siempre han habido manipulaciones mas o menos obvias, casi todas ellas para servir a los intereses progandisticos del gobierno de turno. La realidad no es suficiente y debe ser manipulada.

Actualmente a diferencia de entonces,  retocamos las fotos solo para realzarlas, para intentar mostrar su belleza. En mi caso las tomas del Reichstag actual que os traigo tambien son retocadas. Las perspectivas de los edificios han sido corregidas, el color y el contraste aumentados. Fueron echas hace ya unos años con una Nikon coolpix 88o de 3.4 megapixeles.

Principalmente intento corregir errores de bulto que siempre cometo cuando tomo la camara. Afortunadadmente hoy retocar una fotografia no nos lleva mas que unos pocos segundos y con un poco de suerte los resultados son al menos correctos. Espero que sepais disculparme.

¿Recordais, los que ya teneis unos años, el tiempo y el esfuerzo que significaba positivar un negativo? Las horas de esfuerzo tenaz en el cuarto escuro solo para obtener resultados mediocres? Afortunadamente llegaron las camaras digitales y todo aquello se acabó. 

 

   

 

 

 

 

4 comentarios en “Reichstag 1945. Foto historica y su contraste.

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. El que una fotografía se retoque con fines propagandísticos es algo denunciable, sí, y está bien saberlo, pero por otro lado, el hecho de manipular o alterar imágenes o lo que fuere, es algo que viene implícito en la actividad humana. La «realidad objetiva» como destino de nuestras representaciones es un mito. Nunca copiamos sino que creamos. Damos, ofrecemos las imágenes que queremos dar, según nuestro gusto, según un estilo determinado. La imagen de un paisaje para un artista fotográfico no será la fotografía que más se ajuste a la presunta imagen real de ese paisaje, sino la que nos ofrezca su versión estética de ese paisaje.

  3. No puedo estar mas de acuerdo en lo que dices. De hecho, cabe preguntarnos si la realidad existe. Lo que contemplamos es solo la representación o interpretación que nuestro cerebro construye constantemente.

  4. En el momento que se alza la bandera todavía se está combatiendo en las calles. Lo más normal en una ciudad en la que se están librando combates es que haya humo. Lo raro es que no lo hubiese. No entiendo por qué se supone que se añadió.
    En cuanto a lo de los relojes, ante la ausencia de poder contrastar el dato, yo puedo suponer también que el segundo reloj fuese el de un amigo, un compañero de armas muerto en combate.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.