Viajando por Colombia: Cartagena de Indias. Palacio de la Inquisición. Museo del Dolor.

Este inquietante palacio es uno de los mejores edificios de la ciudad, fue el baluarte del tribunal de castigo del Santo Oficio desde 1610 hasta 1811. En el muro lateral hay una pequeña ventana con una cruz encima. Los herejes eran denunciados aquí y el Santo Oficio instaba el proceso.

El propósito principal de la Inquisición era juzgar los delitos contra las creencias que defendía la Santa Iglesia, los delitos más perseguidos eran la magia, la brujería y la blasfemia.

En todos los procesos que se celebraron en esta ciudad nunca jamás encontraron a un acusado inocente, unas ochocientas personas fueron torturadas, condenadas y ejecutadas. 

El Palacio de la Inquisición es actualmente un museo donde encontramos todo lo concerniente a los métodos de interrogación, juicios y suplicios aplicados por el Santo Oficio.

Los instrumentos de tortura son espantosos, un escalofrío me recorre el cuerpo al verlos y pensar que eran usados por personas contra personas, la explicación del Aplasta Cabezas es suficiente para hacernos una idea del dolor y sufrimiento que la Inquisición causó en nombre de Dios, de la Iglesia y de España.

3 comentarios en “Viajando por Colombia: Cartagena de Indias. Palacio de la Inquisición. Museo del Dolor.

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Pingback: turistiko.com

  3. No hay que remontarse alos siglos XVII-XIX. SIn salir de BCN en los años 70 teniamos nuestro «garrote Vil» que no tenia nada que envidiar a los «aplasta-cocos» y el garrote de Cartago de Indias, Colombia. Además tengo entendido que te ajusticiaban poco a poco y cuando te acercabas a parmarla te daban un respiro quitando media vuelta y volver a empezar.
    Algun jefecillo de los que he tenido entre 1974 y 2004, garrote no, pero «patas en los cojones» en una habitación redonda-para no poder esconder el culo en las esquinas-unas cuantas si, por lo menos hasta verlo dar botes como un perro de circo cualquiera.
    Hechame algún acertijo pero menos retorcido que los de Mourinho que si no me pongo «envenenao» para varios dias.
    Atte. t.s.s.q.e.t.m. (enano).
    Que desde que empece en 1974 con la saga de los «Vieja Rumasa» tambien los he conocidos bordes a espuertas sin llamarse «Torquemadas» ni D. Benito Arias Montano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.