Atentados del 11.09.2001 a las Torres Gemelas. St. Paul’s Chapel.

La Capilla de San Paul se ha convertido después de los terribles atentados del 11 de septiembre, en una de las visitas obligadas en la ciudad de Nueva York.

Frente a lo que antes era el World Trade Center, y hoy es una amplia explanada donde el ruido de excavadoras y camiones es incesante, se encuentra como un remanso de paz la que es la iglesia más antigua de Manhattan. En 2001, permaneció intacta después de los atentados del 11-S.

Esta pequeña iglesia fue durante 9 meses tras los ataques, el refugio de los cientos de bomberos y voluntarios (más de 14.000) que participaron en las tareas de desescombro y rescate a las víctimas. Por otra parte, familiares de los desaparecidos llegaban hasta allí en busca de información o consuelo.

Aún hoy, la capilla rinde homenaje a todos los que allí dejaron sus lágrimas, su esfuerzo, su apoyo y, cómo no, rinde homenaje a las víctimas.

La planta principal es hoy un lugar de peregrinación donde pueden verse cientos de objetos y mensajes de testigos directos de aquellos días. Fotos, mensajes, un devastado traje de bombero, una pequeña cama para unas horas de descanso, una pantalla que muestra un video con testimonios e imágenes.

No importa los años que hayan pasado desde entonces, en esta pequeña capilla se rememora de forma intensa el dolor y la angustia de aquellos días.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.